"I am not what happened to me. I am who I choose to become."

— Carl Jung (via onlinecounsellingcollege)

(vía victoralejo)

"If you sit down and think about it sensibly, you come up with some very funny ideas. Like: why make people inquisitive, and then put some forbidden fruit where they can see it with a big neon finger flashing on and off saying ‘THIS IS IT!’? … I mean, why do that if you really don’t want them to eat it, eh? I mean, maybe you just want to see how it all turns out. Maybe it’s all part of a great big ineffable plan. All of it. You, me, him, everything. Some great big test to see if what you’ve built all works properly, eh? You start thinking: it can’t be a great cosmic game of chess, it has to be just very complicated Solitaire."

— Neil Gaiman (via observando)

(vía remiaudusa)

"I don’t think love is always a huge, cataclysmal emotional event. I think sometimes it sits in front of you for a very long time until you glance over and say, oh, there you are. I don’t think it’s your saving grace. I think it’s the hand that you hold while you save yourself. I don’t think it’s someone who sweeps you off your feet. I think it’s someone who stays right beside you and lets you walk on your own. I don’t think it’s always a blazing but temporary insanity of racing hearts and hormones. I think that’s the love that changes us. The love that should stay with us is the calm, deep, thorough knowing that you want to be with someone despite logical objections. And what may be even more important than anything is that I think you find your own love at the very edges of where other people’s love pushes you."

— (via theperksofbeingtiffany)

(vía fuckyeahexistentialism)

multiiverse:

in the morning with ohhipeskypie

photos by Anna Demarco

(Fuente: multiiverse, vía keep-it-kinky)

buddhist-martial-way:

"The way of the sword and the Way of Zen are identical, for they have the same purpose; that of killing the ego." - Yamada Jirokichi

buddhist-martial-way:

"The way of the sword and the Way of Zen are identical, for they have the same purpose; that of killing the ego." - Yamada Jirokichi

(vía victoralejo)

We the people.

We the people.

(Fuente: papillary, vía remiaudusa)

Deeply rooted now in social consciousness is the archetype of the warrior, encompassig both death in action and the preservation of the species and, in complete generality, of the bigger whole, the infinite. It also symbolises the present as the temple of power, wisdom, and being. Eternity is a no-time. The personal manifestation is a messiah, the world manifestation is revelation or apocalypse. The fabric from which our perceptions arises is change, or rather the actualization of information. We are now, as they say, in the information age. The information paradigm is the framework of the actual discourse of thought, a form in a shade. Information flows continuously, and this fact is the only evidence of continuous time. There are no fixed memories, but a reshaped past or prefigured future. The warrior is to destroy us, free us from ourselves. The savior is to guide us, to guide us into ourselves. (Eternity is not fixed, but vibrates.) If they were specific persons they wouldn’t be aware of the qualities embeded in them. Not in ignorace, but in synchrony of thought, speech and action: all void in nature, but existent.

It is an observation

greenblood:

Artwork is limited; grave and ornery
Like goats against these walls
Tuned to receive lofty soundwaves
From your liver’s strings

West of satellites, puffins that
Pretend they can fly east

They are jumping cliffs like
Wild coyotes, Anvil-anxious

Serviría de mucho que recordar que monos somos. Mono desnudo, mono parado, mono de circo, mono callado. La humanidad como concepto contrapuesto a la animalidad hace confusa la identidad de la especie. El fenómeno de la conciencia, el raciocinio, el rito; formas inteligentes de especialización que pueden resultar muy estúpidas. Hoy en día me lo parecen, tal vez siempre lo han sido. Animal simbólico, animal analógico, animal suicida. Ahora que el hombre es el único depredador de sí mismo sus ventajas evolutivas se vuelven contra él, sus capacidades reproductivas contra el planeta, sus artefactos mágicos su religión. La mascota es el amo, la máquina es inteligente, el algoritmo es pensamiento, el culo esta la cabeza pensando en mierda, tenemos pedos simbólicos. Tal vez es momento de bajar del pedestal las utopías ancestrales y el cultivo del progreso. Sí en una forma no trivial resulta que estamos exactamente donde siempre hemos estado parados, si la historia y el tiempo están vivos, entonces las masas emuladoras, el gobierno aristócrata, la soledad existencial, el horizonte del conocimiento y la asimetría de los sexos han permanecido inmóviles: hemos vivido el mismo momento que nuestros abuelos sin darnos cuenta y repetimos sus errores para producir algo nuevo. Sin embargo las ideas no son constantes: el fenómeno epigenético es más acelerado que el genético, y la superestructura que llamamos mente sufre cambio a una escala enorme de tiempo. Nuestra lógica es impecable, salvo en su inaplicabilidad. Nuestras ideas son gloriosas, salvo en su inactualidad. El límite es nuestro hogar.

"We wear clothes, and speak, and create civilizations, and believe we are more than wolves. But inside us there is a word we cannot pronounce and that is who we are."

— Anthony Marra, A Constellation of Vital Phenomena (via larmoyante)

(vía elige)

Espora

Fragmento rígido de ceniza colorada

así es la espora del hongo más morado

de morado está el vestido que pisa el alpargata

cuanta milla veo demorada al paso de sus anchas

poblando el lodo, subiendo de prisa en la llanura 

como el río en la brisa de su cause en ceros numerado

con miles de pasajeros llevando flor en el sombrero

circulando en el cuenco de una pipa de negra madera

el viento trae la savia y sus verdes se renuevan

la luz que no se atrapa, la luz que del ebano refleja

que apenas cubre la cabeza de su pieza hasta las ramas

su inversión dorada en un curva de plata se asemeja

a la simétrica proporción de metro y de distancia

sus ángulos con gracia acoplando superficies

de un círculo tangente a la pupila de un lobo

en que la luz se halla toda concentrada

como del aullido la luna enamorada

vestida como lágrima de plomo.

Perplejo

¿Cuál sería mi legado? me preguntas

y no respondo y te contesto:

mira esto que te muestro y que no está

esto soy ahora, nada más.

Quemo mi currículum,

me entrego a la aurora, a la noche,

o una mañana al rocío

y nada más.

Y me preguntas y yo miro alrededor

como buscando la respuesta

mas respondiendo con total disposición.

¿Qué dejaría de legado?

Ayer, hoy, mañana, ¿cuándo?

Si desde que recuerdo he sido un espejo

en el que el mundo se mira

y se queda perplejo

esperando a que entregue en un segundo el aliento

y entre el bosque de luces y reflejos

yazca inmóvil el rostro de toda existencia

en la pausa del sentimiento omnipresente

en el gesto omnisciente en que una palabra

se vuelve sonido

y una historia se envuelve en el olvido

de una pausa vuelta acción

y ya no hablo de mi

ni me hablo

y solo estoy estando.

beauty-of-the-beasts:

by Matt Ginzel

Pirámide

Podría ser, y bien podría

que toda la injusticia humana fuera

la naturaleza revelada

de la última manera que uno pensaría.

Pensar una idea,

Platón decía,

es el rozar del cielo a la materia

en que el sueño del hombre traería

el círculo a la piedra y del maíz la milpa.

Si no fue por vez primera

que el dejar de ser sería constante

y el don del fuego brillara en la tierra,

bien podría ser

que en las pirámides yacieran

las sagradas proporciones en arreglos de quimera

guardando el secreto de viejos mutantes.

¿Fue uno el primero en ver del cielo sus estrellas

o en saber que el suelo está puesto en una esfera?

Puede ser,

que de esta materia de que están hechos los sueños

así sean nuestras huellas.